La bandera de Villena: origen, enmarque vexilológico y posible controversia.

Amado-Juan Martínez Tomás

Villena, 7 de enero de 1976

Casado y padre de dos hijos, niña y niño, es, el autor, un estudioso y un gran amante de la historia de su ciudad, se siente sobre todo villenero. Su apodo -el que tan especialmente orgulloso ostentó su padre- es “Costillares” pero también es “Candileja” por su abuelo materno, el único al que conoció, y “Denia” y “Zorro” por sus abuelas. Toda una carta de presentación en el ámbito social local. Pasión ésta, la del amor a su tierra, complementada con el arraigo festero que va ligado a su familia. Su bisabuelo paterno, arriero de profesión, es considerado uno de los fundadores de los de Moros Nuevos y sus hijos forman parte de la quinta generación en dicha Comparsa.

Es el Cronista Oficial, desde el año 2002, de los del “raso de oro” y por ello multitud de artículos e investigaciones, escritos por él, han visto la luz dentro del mundo de las fiestas de “Moros y Cristianos”. Fue ganador, en el 2006, de la II edición del Premio “Alfredo Rojas” de historia e investigación con el artículo “50 arios de Cábila”, publicado en la Revista “Día 4 que fuera” de dicho año.

Villena, su cultura e historia, ha sido y es su punto de mira y por ello se alzó, en el 2007, con el ensayo titulado “La Torre del Orejón”, todo un referente, con este mismo Premio, el “Faustino Alonso Gotor” en su V Edición. La Comparsa de Estudiantes le ha vuelto a premiar con un estudio, en esta ocasión -la VIII en que se ha convocado el concurso- sobre “La Bandera de Villena”. Un tema apasionante donde los haya.

El trabajo, fundamentado en “La bandera de Villena”, trata un tema gratamente interesante y en el que conforme te vas adentrado más apasionante se dibuja. Lo dijo el jurado en su fallo: tiene una recopilación de datos muy interesante, es un buen trabajo sin apenas información, aporta una documentación gráfica importante, es exhaustivo en la narración, detalla y complementa muy bien la información que tiene y acerca a un tema poco conocido, a excepción de los estudiosos de la materia, con apartados curiosos e interesantes.

Doña María Ramona García Laguna apunta en su prólogo que: “El manejo de las fuentes en este estudio demuestra un profundo conocimiento de la técnica. En las próximas páginas se enuncian hechos históricos autóctonos y foráneos, nos familiarizaremos con la heráldica, llegamos a dominar la vexilología (el examen de la Bandera de España es magnífico), y todo ello concatenado con una sabiduría propia de un experto investigador Con su dominio del lenguaje, Amado-Juan Martínez Tomás, el autor, impulsa el deseo de navegar por los vericuetos que marca la narración.”( …)

“Durante la lectura asistimos como espectadores a los acontecimientos relatados, llegamos a reconocer apellidos epónimos de nuestro callejero que han hecho historia en la localidad, apellidos con los que nos identificamos, y a lo largo de la exposición hallamos la certeza de que el ensayista se siente orgulloso de haber nacido y pertenecer a esta tierra.”

Este ensayo, enriquecedor y, prácticamente, necesario, pretende ampliar conocimientos difusos y de gran calado sobre Villena. Una ciudad que, como dice el autor, es privilegiada y con un pasado deslumbrante. Lo que conlleva a que sus investigaciones sean generosas y espléndidas.