La Torre del Orejón de Villena

Amado-Juan Martínez Tomás

Villena, 1976

Pertenece a una arraigada familia de los Moros Nuevos. Su bisabuelo, “Costillares”, aparece en la primera fotografía en grupo de la Comparsa que existe en 1884 en la “Posada de la Macaria”, junto con otros arrieros, el gremio, como se sabe, fundador de los, en un primer momento, llamados “Musulmanes”. Su amor a las fiestas y a su ciudad, Villena, le es heredado por sus progenitores, sobre todo, lo primero, por su padre.

En el año 2002 comenzó a ser Directivo y Cronista oficial de su Comparsa, celebrándose un año después el 150 Aniversario de los Moros Nuevos. Desde entonces se ha centrado en profundizar en aspectos históricos de esta Asociación: sus Banderas, la vinculación con el acto de La Ofrenda, las noches del Día 4, la historia de “La Cábila”, los distintos Presidentes, etc.

Este año se ha alzado con el Premio de Ensayo “Faustino Alonso Gotor” que otorga la Comparsa de Estudiantes en su quinta edición con su primer trabajo de investigación siendo el eje principal Villena. El tema tratado, nada más ni nada menos, La Torre del Orejón.

“La presencia del Orejón en nuestra vida sigue estando en conversaciones y en tonos jocosos, nos inspira esencia de pueblo y sonrisa”. Esto dice el autor para ir haciéndonos ver, a lo largo de este ensayo, que el monumento de la Torre que este personaje albergó “ha formado parte y ha estado ligada a los hitos más importantes en nuestra ciudad’. Una construcción que ciento veinte años después de su desaparición sigue siendo centro de comentarios y de demostrado interés.

A través de una lectura amena y perfectamente estructurada conoceremos hechos que hasta ahora nos eran desconocidos como que la Primera Torre se construyó, seguramente, para celebrar que Villena era nombrada Ciudad por el nieto de los Reyes Católicos, Carlos I, y fue testigo mudo y sacrificado durante el gran conflicto sucesorio entre Felipe V y el Archiduque Carlos de Austria en una semana trágica de 1707. Conoceremos su ubicación y la importancia de la Plaza Mayor, datos y, prácticamente, todos los costes de la Segunda Torre del Orejón, la cual formó parte de Villena hasta 1888. Sabremos el porqué de su destrucción y el destino del “Orejón”, así como aspectos curiosos acerca de la escuela villenense de relojería, variadas inspiraciones que han suscitado este monumento y torres similares tanto en la Comunidad Valenciana como en Europa.

El libro que tienes en las manos, ilustrado con casi una treintena de fotografías, es el fruto de un exhaustivo trabajo de investigación en el que se recopilan artículos, trabajos, Archivos Municipales y distintas fuentes.

Una obra de estas características debe formar parte de toda biblioteca en la que exista un interesado en la historia y en la cultura local. El lector dará un paseo, de casi cinco siglos, de la mano de un personaje de amplia sonrisa y enormes orejas.