Durante la tarde del 15 de diciembre se dio el cierre al año festero de la comparsa de Estudiantes con la presentación del libro ganador de la XVI edición del Premio de Ensayo e Investigación Faustino Alonso Gotor y el tradicional brindis navideño.
Por orden de cosas y acontecimientos, a las 19:30 horas en el Museo de la comparsa de Estudiantes y en presencia de autoridades locales y festeras, se procedió con la presentación del libro “El alcalde Pascasio Arenas López y las Fiestas de Moros y Cristianos. Villena 1966-1973”, trabajo escrito por José Sánchez Ferrándiz. El presentador del acto, y a la vez autor del prólogo de citado libro, fue Ernesto Pardo Pastor. Ambos dieron alguna pincelada acerca de la importancia de la figura de Pascasio Arenas para la ciudad de Villena y con sus fiestas, incidiendo en su persona y en la época en la que gobernó.
Una vez finalizada la presentación de la obra ganadora, nuestras Madrinas para el 2019 y el ganador del premio, firmaron en el libro de honor de la comparsa en presencia del presidente de la misma. Después de este acto protocolario, los asistentes ya en la parte de abajo de la Troyica pudieron disfrutar del brindis navideño en el que se deseó para todos unas felices fiestas y muy buen año venidero.
PRESENTACIÓN DEL LIBRO
PRÓLOGO por Ernesto Pardo Pastor

Señoras, Señores……Buenas Noches.-

Antes de nada quiero darles las gracias, a todos, por su asistencia a este acto,  ya tradicional,  que la Comparsa de Estudiantes viene celebrando

Y, con su permiso, voy a permitirme la licencia de leer, unas cuartillas, les prometo  ser breve, tan solo unos minutos, por aquello de “lo bueno si breve dos veces bueno”, voy a dar lectura a unas cuartillas, como digo, que sirvan como introducción al evento de esta noche.

De este modo, cuanto pretendo decirles  lo haré  con las palabras exactas, y sin titubeos, por estar preparadas para esta ocasión… Pues bien…

Cuando José Sánchez Ferrándiz se puso en contacto conmigo para hacer el prólogo  al trabajo que, hoy presentamos, y que había obtenido el premio Faustino Alonso Gotor 2018,, premio de Ensayo e Investigación   convocado por la Comparsa de Estudiantes y patrocinado por el Muy Ilustre Ayuntamiento y  la Consellería de Cultura, de la  Comunidad Valenciana,  he de reconocer que sentí una gran alegría.

Y esta alegría se debía a dos razones  primordiales, y sobre todo personales, pues puedo afirmar e informar, por si lo desconocen, que tuve la gran oportunidad de compartir, bastantes horas de trabajo con los dos, doctores, a los que vamos a citar varias veces  esta noche, y que son, uno, el que describe, magistralmente, Ferrándiz en su libro y  el otro el que da nombre a este concurso literario. Con ambos dos, Arenas López y Alonso Gotor compartí, muchas horas de trabajo, en gestiones  municipales, en el Ayuntamiento de Villena, allá por la mitad del pasado siglo. Gestiones, por cierto que en su mayoría tuvieron un resultado  favorable para el engrandecimiento de Villena y la mayoría de las cuales aún, hoy, se mantienen activas y en vigor dado su acierto en lo urbanístico, en lo social, en lo cultural y en lo festivo.

Con esto, solamente  pretendo indicar que  los momentos que describe Sánchez Ferrándiz, para nada paradójicos,  conllevan un marchamo de realidad total, es decir se ajustan  con exactitud, a lo acontecido  en todos sus pormenores y detalles.

El investigador ha tratado de sacar a la luz momentos y documentos casi desconocidos, sobre todo en los temas relativos a las Fiestas de Moros y Cristianos. Temas, estos que, por otra parte, han sido estudiados y comentados   con mayor o menor acierto, en multitud de ocasiones,  desde casi todos los puntos de vista.

No olvidemos que la historia, sea cual fuere el tema que  pretendamos narrar siempre lleva implícita algo de corazón y  sentimiento.

El autor, en el trabajo que nos presenta, ha escudriñado en profundidad aquellos momentos en que el Alcalde  actuó más como un ciudadano de tantos, con gran cantidad de amistades,  que como la primera autoridad local.

Y lo hace con un estilo literario sencillo y claro. Estilo este  que invade de humanidad nuestros sentidos.

Porque Sánchez Ferrándiz, hoy se coloca delante del lector, en una tarea valiente, sabiendo que parte de quienes lo juzguen lo harán, no puede ser de otro modo, anteponiendo su verdad y su pensamiento a la realidad que se relata.

En este tipo de trabajos se debe, desde cualquier punto de vista, ser lo más objetivo posible y presentar los hechos con total veracidad, con la mayor aportación de datos  y dejando que el personaje fluya, por si solo sin necesidad de alardes y siempre con la mayor sencillez. Como lo hace Sánchez Ferrándiz.

El trabajo de investigación, que hoy se presenta, podíamos incluirlo, en cierto modo, dentro del género ensayo-biográfico por ser el motivo central, un solo personaje, D. Pascasio Arenas, y su relación con Las Fiestas de Moros  y Cristianos de Villena.

De D. Pascasio  Arenas López  solamente diré, en lo personal a título de curiosidad, que de su faceta de amigo, y de hombre cercano, que es la menos conocida, podrían relatarse cientos de casos. Casos, incluso de índole económica, que resolvía, como Alcalde, sin que nadie se enterase, de su peculio particular. Fondo este, que estaba,   siempre dispuesto.

Y estuvo siempre dispuesto porque  del porcentaje que le correspondía, de los proyectos y las Licencias Municipales tramitadas, que era su sueldo, jamás hizo uso de una sola peseta, a nivel personal, por lo que su cuenta siempre estaba en positivo.

Con esto, no seré yo, personalmente,  quien tenga la osadía de intentar convencer a quien me escucha. Sino que lo único que quiero es dar paso al autor José Sánchez Ferrándiz que mejor que yo relatará sensaciones y momentos que lo han llevado a escribir el libro premiado en este concurso literario, que convoca  la Comparsa de Estudiantes y patrocina el Muy Ilustre Ayuntamiento  de Villena,  junto a   la Consellería  de Cultura de la Comunidad Valenciana, Premio de Investigación Faustino Alonso Gotor.

Pero esta noche, si quiero, aprovechar la ocasión para agradecer a José Sánchez Ferrándiz el honor que me hace al darme la oportunidad de estar con vosotros y poder hablar de D. Pascasio  Arenas López y de este  libro que hoy se presenta y que se me ha concedido el honor de prologar. Porque en él digo, de corazón, cuanto pienso y siento, dándose la circunstancia que la mayor parte de cuanto el libro relata, lo he vivido yo, en primera persona como al principio digo, por haber compartido, una legislatura, verdaderamente  excepcional en el tiempo, por ser de siete años de duración por motivos políticos del momento. Y ello, aunque no lo parezca me concede cierto margen de credibilidad, por aquello de que “ sabe más el Diablo por  viejo que por Diablo”.

Dicho esto, voy a ceder la palabra al autor,  pero antes, permítanme un pequeño comentario sobre algo que no quiero silenciar. Que es, sencillamente, aplaudir y ensalzar a la Comparsa de Estudiantes….  ¡Si a esta Comparsa¡ por la gran labor que realiza, por Villena, a nivel cultural, manteniendo vivo este concurso literario. Y por saber compaginar, como siempre lo han hecho, los buenos estudiantes, las ciencias y las letras con la Fiesta.

Ahora si doy paso a José Sánchez Ferrándiz el autor del trabajo premiado este año en vuestro concurso de Ensayo e Investigación  Faustino Alonso  Gotor, titulado “ El Alcalde D. Pascasio Arenas López  y su Promoción de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena”.-

Gracias por su atención.

EL AUTOR… José Sánchez Ferrándiz

A principios de abril hice llegar a un amigo el contenido de un trabajo de investigación en el que estaba inmerso y que en aquel momento abarcaba una extensión de unos 12 o 13 folios. Este trabajo versaba sobre un periodo de nuestra historia, fundamentalmente en su vertiente festera, desconocido en buena medida y que coincidía en el tiempo con los años en que fue alcalde de la ciudad un prestigioso médico, especialista de pulmón y corazón llamado Pascasio Arenas López, que a lo largo de su 7 años en el cargo, entre el 11 de octubre de 1966 al 21 de octubre de 1973, dejó una profunda huella, no solo entre aquellos que lo conocieron de primera mano, sino en la propia Villena, cuya fisionomía evolucionó aceleradamente y para bien, gracias en buena parte a la acción de su equipo de gobierno.

Mi amigo, me llamó por teléfono algunos días después tras la lectura de aquellos folios, animándome a concluir el trabajo y presentarlo después al premio de investigación Faustino Alonso Gotor.

Luego de un momento de vacilación, acepté el reto y puesto que ya tenía en mi poder un valioso material documental, que en gran medida me había sido facilitado por la familia Arenas Dalla Vecchia, dos meses después y siguiendo las bases de la convocatoria, remití por correo el original ya concluido con sus copias a la Comparsa.

Semanas después una llamada telefónica de Juan Ángel Rodríguez Cuchillo, presidente de los Estudiantes, me anunciaba que aquel modesto trabajo, convertido en el libro que hoy se presenta, había sido merecedor a juicio del Jurado, de ganar este Premio de Investigación.

Cuando me preguntaron poco después si había pensado en quién me iba a prorrogar el trabajo, enseguida me vino a la mente el nombre de Ernesto Pardo Pastor, testigo de excepción de muchos de los acontecimientos que se narran en este libro y que, como él mismo ha dicho, fue amigo de don Pascasio además de concejal del ayuntamiento de Villena durante buena parte del periodo en que aquél fue alcalde. Desde luego y para aquellos pocos que no conozcan a Ernesto, su propia biografía da perfectamente para otro libro, porque aparte de representante de calzado, trabajo con el que se ganó la vida durante sus últimos años antes de su jubilación, ha sido y sigue siendo un hombre extraordinariamente inquieto y polifacético, que entre otras muchas cosas ha prestado voz a un buen número de programas radiofónicos en Villena, Madrid y Valencia, ha sido actor de teatro y zarzuela, colaborador en la página web Villenacuentame y embajador moro de nuestras fiestas de Moros y Cristianos, como el lector que no lo sepa descubrirá al leer este libro que aquí nos reúne.

Como he dicho a principio, don Pascasio Arenas López fue alcalde de Villena entre octubre de 1966 a octubre de 1973. Es justo a mitad de su mandado, el 2 de enero de 1970, cuando se constituye formalmente la Junta Central de Fiestas de Villena, organismo que desde entonces y bajo la presidencia durante sus primeros años de don Alfredo Rojas Navarro y posteriormente de don Vicente Prats Esquembre, realizará una ingente labor en la organización y promoción de nuestras fiestas de Moros y Cristianos. Quizá por esto y por el impacto que para el universo festero villenense significó la creación de la Junta Central y la labor que desde entonces ha llevado a cabo la misma, la aportación de don Pascasio en favor de las fiestas ha quedado un tanto oscurecida, cuando no directamente olvidada a medida que ha ido transcurriendo el tiempo y desapareciendo muchos de los actores que lo conocieron y trataron.

Esa es la razón, y no otra, la que ha movido desde sus inicios a esta investigación, cuyo título da una pista decisiva de lo que pretende ser: un recordatorio de la contribución que desde la discreción realizó aquel alcalde en su afán por promocionar y difundir de forma constante las fiestas de Moros y Cristianos y por ende, a la propia ciudad de Villena, donde nació y murió.

En sus páginas hallará el lector muchos ejemplos de su incansable labor. Encontrará que en buena medida y gracias a él, Villena consiguió el primer reconocimiento oficial que nivel nacional sería otorgado a las fiestas de moros y cristianos; cómo promocionó y logró que el nombre de su ciudad alcanzase una proyección nunca antes conocida o, cómo, a base de persistencia y recurriendo a amigos y amistades con influencia en las altas esferas de poder, donde sabía manejarse como pez en el agua, lo que parecía inevitable y que hubiera redundado negativamente en su ciudad no llegó finalmente a materializarse.

Sirva como ejemplo de esto último una anécdota, que aunque conocida, merece la pena ser recordada en estos momentos.

Desde que fue descubierto el Tesoro de Villena, el 1 de diciembre  de 1963, existió el temor en la ciudad de que aquél excepcional conjunto pudiera acabar finalmente expuesto de forma permanente en las vitrinas de algún importante museo de la capital de España. Para tratar de conjugar este riesgo se consiguió en 1967 que el Museo Arqueológico al que se le había puesto el nombre de don José María Soler, adquiriera reconocimiento oficial. Aún con eso y, sin previo aviso, siendo ya alcalde don Pascasio, un día fue alertado de que un vehículo había llegado desde Madrid con varios funcionarios con la orden escrita de que debían trasladar aquel conjunto áureo a la capital de España. Don Pascasio, en una inteligente maniobra y para no parecer que incumplía directamente la orden de la Superioridad, argumentó que siendo este tesoro tan importante y de tanta trascendencia para el propio país, no se debía correr riesgo alguno y, dado que consideraba que los medios enviados no garantizaban en modo alguno la seguridad de su traslado hasta Madrid, excusó su entrega. Esto le permitió ganar un tiempo precioso y realizar las gestiones pertinentes que garantizaron que el Tesoro de Villena quedaría expuesto de forma permanente en nuestra ciudad.

Como he dicho antes la figura de don Pascasio está hoy en día un tanto oscurecida, por lo que no estaría de más recordar que fue en 1970, precisamente durante su alcaldía, cuando por primera vez Villena lució en sus principales calles un alumbrado especial con ocasión de estos días tan entrañables en los que ahora estamos inmersos.

Recuperemos pues a don Pascasio Arenas López por su destacado papel en la evolución, y no solo en su vertiente festera, de la Villena de aquellos años, para que este buen médico y alcalde, vuelva recuperar el brillo que desde mi modesto entender, nunca debería haber perdido.

Buenas noches y Feliz Navidad a todos.

IMÁGENES DEL EVENTO