De Alicante al Escorial. Villena, José-Antonio Primo de Ribera y el traslado a hombros de sus restos en 1939

JOSÉ VICENTE ARNEDO LÁZARO

Festero

Villena, 1969.

Administrativo especialista en logística y almacenaje de la multinacional CRISNOVA, SA. (Grupo Vidrala), es socio de las villenenses comparsas Bando Marroquí (Escuadra Muyaidines) y Estudiantes (Peña El Cinquico Pelao); desde 1987 es arcabucero marroquí.

Del Bando Marroquí fue Cronista (1994-1999 y 2003-2011) e Investigador Histórico Museo (1994-1999 y 2001-2011); fundador del “Museo Bando Marroquí” (1994) y de la revista interna “Los Arrastraos” (2004). Es autor del Reglamento Interior hoy vigente, así como de los Tomos de Historia de la comparsa números I (2008), II (2009) y III (2011). Y de la comparsa de Estudiantes fue colaborador voluntario (2007-2009); fundó su Museo (2007) y digitalizó el Legado “Faustino Alonso Gotor” (2007-2009) junto al socio José Luis Barrachina Susarte.

Fue Coordinador de la Revista festera “Día 4 Que Fuera” (2005-2006), de la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

TRABAJO

Aficionado desde muy pequeño a la historia militar, sus cuatro líneas de investigación clásicas son la propiamente militar, festera, festero-militar y local-militar; sus escritos e investigaciones los podemos encontrar en periódicos, revistas y libros relaciona-dos con la historia villenense, festera y militar, tanto a nivel local como nacional. Entre otros destaquemos los medios de comunicación El Periódico de Villena, Portada, Vinalopó Digital, Villenacuentame y TV Intercomarcal; el Centro de Estudios Locales del Vinalopó; Diario “Información” de Alicante; revista de la UNDEF; boletín y revista “Día 4 que fuera”; revista “Villena”; artículos para peñas, escuadras y comparsas moras y cristianas de Villena, Sax, Elda, Petrel, Bocairente, Bañeres, Benejama, etc.; revista “El Catón” de la comparsa de Estudiantes; y la Revista Española de Historia Militar. Toma parte de forma regular en programas de Radio y TV, así como en mesas redondas. Ha sido ponente en conferencias patrocinadas por el Ayuntamiento de Villena (dos), Junta Central de Fiestas (dos), comparsas locales y foráneas, así como por la Universidad de Alicante (tres).

Entre otros galardones podemos destacar el “Marrueco Ejemplar” en 2000; Premio de Ensayo e Investigación “Faustino Alonso Gotor” en 2003, 2006 y 2013 (publicados en libros); Premio de Historia e Investigación “Alfredo Rojas Navarrro” 2009 (publicado en “Día 4 que fuera”); y Premio de la Fundación Municipal “José María Soler” de Villena en su Modalidad Científica y Humanística en 2010 y 2013 (publicados en libros).

El autor, José Vicente Arnedo Lázaro, se declara demócrata (y monárquico) por lo que las dudas políticas que algunos sintieron al escuchar el título de su nuevo libro, “Villena, José Antonio Primo de Rivera) el traslado a hombros de sus restos mortales en 1939”, eran injustificadas. El mismo llega a escribir que el libro “no es una apología de los tiempos idos”, ofreciéndonos sobradas muestras de que sus férreos principios políticos están con la democracia y la Constitución Española de 1978.

Este nuevo libro de historia sólo pretende ser la crónica local del traslado, que llevó a los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera a hombros de miles de voluntarios (del 19 al 30 de noviembre de 1939) y 467 kilómetros, desde el Cementerio de Alicante hasta El Escorial; la participación de Villena como “lugar de tránsito” se concretó el día 21.

La originalidad la encontramos en ser un tema local totalmente inédito, ameno, sencillo de leer y directo en la forma: sintetiza en unas pocas páginas comprensibles para los lectores, lo que son las características del traslado a nivel nacional para pasar a “lo particular” de Villena, minuto a minuto en una crónica viva. Para ello hace uso de una ingente cantidad de documentación nacional y municipal, que ayuda a compren-der el momento en que se produjo el traslado y razones del mismo. Su trabajo invita a la reflexión y a ir un poco más allá en las aportaciones, pudiendo nosotros clasificarlo como integral, didáctico y equilibrado; lo completa una magnífica colección fotográfica que hará las delicias de los lectores y que completa el texto en todos los sentidos, al ofrecernos la visión misma de lo leído.

Estamos ante un libro que pese a su aparente sencillez, ofrece al lector una nueva visión superadora de un tema en el que nadie parecía ser imparcial. Y sin embargo, Arnedo Lázaro nos demuestra que los bisnietos de los que murieron en las retaguardias de nuestra Guerra Civil 1936 -1939, él es uno de ellos, ya pueden y deben ofrecernos su nueva visión desde el estudio y análisis sosegado de las causas que la provocaron.