Nombre: EL CINQUICO PELAO

DOMICILIO:
PRESIDENTE: JOSE VICENTE ARNEDO
TELÉFONO:
FECHA CONSTRUCCIÓN: 1992
Nº DE SOCIOS: 12
WEB:
EMAIL:

TODAS LAS PEÑAS

COMPONENTES

– JAVIER ALCARAZ SORIA
– PEDRO LUIS CASTUERA PEREZ
– JOSE AURELIO LLORCA HERNANDEZ
– JOSE BENEYTO RIPOLL
– JOSE FERNANDO TORRO MICO
– RAFAEL HERNANDEZ VIDAL
– JUAN HERNANDEZ VIDAL
– PABLO FRANCISCO GALLU RIOS
– JOSE LOPEZ SANCHEZ
– LUCAS R. EGEA SIMOS
– JOSE VICENTE ARNEDO LAZARO
– FCO. JAVIER HERNANDEZ HERNANDEZ

Salvo algunas excepciones todas las comparsas, escuadras o peñas de las Fiestas de Moros y Cristianos que escriben sobre su Historia (o historias), empiezan su relato con el consabido “[…] nos juntamos un grupo de amigos…”, por lo que nosotros no podíamos ser menos. La peña “El Cinquico Pelao” somos un grupo de amigos y amigos de más de 30 personas que un buen día decidimos crear una nueva peña dentro del organigrama de la comparsa de Estudiantes. Una de las grandes diferencias con otras peñas viene determinada porque somos desde tiempo inmemorial amigos de todo el año; primero fuimos amigos y luego peña por lo que la amistad y camaradería festera está presente a lo largo de todo el año.   

El primer nombre “oficial” que tuvimos a finales de los 80 fue peña “El Chupete”. Una de nuestras señas de identidad más firmes y apoyo de nuestra particular idiosincrasia es la siguiente: dejar absolutamente todo para el último momento… o no se hace absolutamente nada hasta que es absolutamente necesario. El caso es que sin nombre oficial quisimos hacernos unas camisetas y el impresor tenía hechas unas de un peña que no fue a recogerlas, por lo que adoptamos nombre y camiseta. Lo de “El chupete” nunca acabó de convencer a nadie hasta que el tema volvió a plantearse y el 4 de septiembre la peña se refundó: se realizó una votación secreta con todas los nombres propuestos y salió elegido “El Cinquico Pelao”.

Mi persona, quizás la menos docta pero la que por el momento tiene la pluma y por lo tanto el poder en la mano, quisiera destacar cuatro cosas… Desfilar con los tuyos a derecha e izquierda es una de las experiencias más gratificantes de la vida; las noches en La Troya son y siempre serán maravillosas; nuestro futuro como peña pasará por cederles el testigo a todos nuestros hijos; y siempre recordar que nuestro bien más preciado es la amistad inquebrantable de siempre y para siempre.